Falsifican un manuscrito de Qumrán

Un Hoax es un correo electrónico con contenido falso o eñgañoso, que suele enviarse para ser reenviado.

Eso es precisamente lo que he recibido hoy, aunque no se si es obra de un bromista o un escritor con ganas de promocionar una novela del estilo de Dan Brown (autor de El código Davinci).

Como a mi me gustan los relatos de ficción, copio y pego la história:

Una verdad incontrastable capaz de hacer daño a cientos de millones de creyentes está por salir a la luz. Poderosa y letal como una bomba atómica, ha sido manipulada y guardada en secreto desde hace ocho años. Años en los que se invirtieron millones de euros, tecnología y tiempo.

Un daño más perverso y calumnioso que todas las armas que podamos imaginar.
Un perjuicio a nuestra conciencia, creencias y modo de vida que fácilmente cambien las conductas éticas y morales de millones de personas. Posiblemente a partir del mes de abril de 2007 se desencadenen hechos que den pie a la
difusión de la mayor mentira formulada sobre la tierra.

En el verano de Mil novecientos cuarenta y siete un joven beduino descubrió una cueva en el desierto de Judea mientras buscaba una cabra que se le había perdido. En la cueva había varias vasijas de arcilla que contenían rollos de cuero cubiertos de signos escritos por todas partes, que olían a moho, pero que al parecer habían sido celosamente guardados. La cueva estaba situada en wadi Qumrán, no lejos de las ruinas de un antiguo monasterio, frente al Mar Muerto.

De las dieciséis vasijas encontradas una llamó la atención de los pastores, era de mayor calidad que las demás y tenía símbolos dibujados con colores llamativos y la desig- nación griega de prefecto romano en su costado. Al abrirla encontraron un códice con tapa de piel.

Desconozco como llegó a las manos de los fundamentalistas árabes, pero sé que está en su poder desde 1998. Desde esa época vienen planificando meticulosamente como utilizarlo y de qué manera darlo a conocer.

Intervengo en esta historia por mi talento en la falsificación de documentos. En el año 2.000 las drogas y malas compañías hicieron que perdiera mi trabajo, esposa, casa, hijos y mi autoestima. Estaba arruinado, despechado y perdido.

Un viaje de camello me llevo a Marbella, Andalucía, donde conocí un influyente hombre de negocios que me propuso un negocio lucrativo.

Debía rellenar espacios en blanco de un libro antiguo que el tiempo y las condiciones climáticas habían afectado. Un coleccionista pagaría muchos Euros por ese manuscrito, de los cuales cincuenta mil eran para mí, si realizaba un buen trabajo.

Cómo lo hicieron o cuándo lo urdieron, no lo sé. Algunos indicios me dieron pruebas que borraron escritura para sobrescribirla en un contexto conveniente. Lo que no dudo es que lo darán a luz cuando todas las variables de autenticidad puedan ser verificadas.

Cuatro meses embarcados en un yate, navegando por el Mediterráneo fue el tiempo que me llevó el trabajo. Debía falsificar signos y letras en un raro idioma que no tenían significado para mí. Fue un tiempo de régimen carcelario. Trabajaba en un pequeño camarote custodiado por cámaras de vigilancia. Una hora por la mañana y dos por la tarde era el tiempo que me permitían estar en cubierta, siempre custodiado e incomunicado. Un ingeniero químico y dos personas más, solían exa- minar mi trabajo y darme indicaciones. En realidad, jamás supe que hice, hasta hace unos meses. Un largo proceso de desintoxicación en EEUU me devolvió el respeto y el interés por la vida. La casualidad quiso que volviera a encontrar al químico que compartió mi trabajo. Una embriaguez correspondida, manifestaron recuerdos que me llevaron a desentrañar la despreciable misión que había realizado.

El códice era en realidad un manuscrito fechado en el año 34 de nuestra era. Según pude entender, había superado pruebas de carbono catorce que lo databan entre los años treinta y setenta después de Cristo. Pertenecía a un discípulo de Jesús llamado Judas Tomás Didimo.

En los evangelios canónicos, los que son aceptados por la Iglesia Católica, no existen casi menciones sobre el apóstol Judas Tomás o como es referido en otros escritos, Tomás Dídimo. Es como si este discípulo no hubiera realizadoactos de valor y las acciones por él emprendidas no hubieran tenido importancia. Sin embargo, a partir de la muerte de Jesús su nombre toma una singular relevancia. Emigra hacia el nordeste, las actuales regiones de Irán, Iraq, Siria, Egipto y Etiopía realizando una campaña de evangelización tan importante que podríamos compararla con la que hizo Pablo en occidente.

Sin saber qué es verdad y qué es mentira, porque cuando escribía falsificando la letra del apóstol Tomás lo hacía copiando signos que no entendía, les relato algunos detalles que hoy conozco y que no puedo esconder en mi mente porque el remordimiento es inagotable.

· Jesús no murió en la cruz, escapó hacía Oriente y se convirtió en el apóstol Judas Tomás Didimo.
· Era un revolucionario descendiente del Rey David, cuya misión era hacerse del poder en confabulación con los romanos.
· La religión cristiana es un fraude y Jesús se convirtió al Islamismo en Oriente.
· Jesús habría reprobado a toda su familia y se había separado de ellos, incluyendo a su madre.
· Cientos de ciudadanos Palestinos sucumbieron por la ambición desmedida de Jesús y el círculo que lo apadrinaba.
· Juan el Bautista odiaba a Jesús e hizo lo imposible para hacer fracasar la misión de este.

Este es un ejemplo de las aseveraciones que hace el manuscrito, las cuales pude conocer después de tanto tiempo.
No dejo de preguntarme, que pasaría si el manuscrito pudiera ser confirmado sin dejar a dudas de que es verdadero. Tardaron ocho años en preparar el fraude, cuentan con cientos de millones para hacer y comprar espacio en periódicos y televisión, además de miles de catedráticos, investigadores y científicos que validarían su descubrimiento.
¿Soportaríamos con entereza el engaño? ¿Cuestionaríamos nuestra fe que en definitiva representa los valores sociales y cívicos de nuestro mundo occidental?

Si nos demostraran que nuestra sociedad está construida sobre la bases de mentiras y viles engaños, que nuestra fe ha sido producto de la ambición de un hombre. —¿Cómo reaccionaríamos? No vivimos en el mejor de los mundos, pero es nuestro y nadie debe venir a decirnos como vivir, menos una orga- nización terrorista que su misión es la destrucción de occidente.

¿Destruidas nuestras creencias, que nos queda? El Islam con sus estrictas normas alejadas de nuestra idiosincrasia o el individualismo fundamentalista donde nada nos importa del vecino.

Piensa en las consecuencias y ayúdame a difundir este mensaje, reenvíalo a tus conocidos y amigos. Tradúcelo y difúndelo. Que no nos encuentren desprevenidos.

Yo creo que este e-mail que esta circulando es la campaña de promoción de una novela, no me creo nada :razz:

Leave a Reply

Your email address will not be published.